El tiempo para el ejercicio es tiempo de inspiración

nadadores en el aguaO Tiempo de recarga, o de renovación, o de flujo, o tiempo de vida, cualquiera de estos calificativos nos lleva a reencuadrar al período de le dedicamos al ejercicio como un tiempo de valor, como lo que es. La forma en la que tradicionalmente identificamos al tiempo de hacer ejercicios, como tiempo libre o de ocio, pareciera restarle valor frente a otras ocupaciones, como la de trabajar o hacer tareas “obligatorias”

Es como si aquellas actividades que aparentemente provienen desde afuera y que su ejecución se nos impone como un deber, tuviesen más peso que aquellas sujetas a mi decisión de hacerlas, la posibilidad de elección le resta valor. Este artículo se opone rotundamente a esa idea, y busca rescatar la importancia que tiene el tiempo que le inviertes a practicar ejercicios, cualquiera que sea, nadar, correr, caminar, etc., de hecho nos enfocamos en un aspecto que va más allá de la forma física que logras al practicarlo.

Cuando haces ejercicios, tienes la posibilidad de conectarte con lo que Mihaly csikszentmihalyi  llama el estado de flujo, es un estado de concentración total en lo que estás haciendo, que te lleva a enfocar toda tu energía en la tarea que ejecutas, además de conectarte con tu presente, te relaja y te permite cargarte de energía renovadora. Por si fuera poco, cada vez se cuenta con más evidencias del surgimiento de ideas innovadoras, salidas a situaciones de atascamiento, que brotan luego de realizar una práctica deportiva en donde soltamos temporalmente un problema o una situación a la que no le encontrábamos respuesta y luego de relajarnos, pun¡ nos llega la solución.

Entonces, ya sabes, cuando estés en la decisión de hacer o no ejercicios, y evalúas que tus deberes y tareas parecen imponerse, no te dejes llevar por lo que aparentemente es más efectivo, dale fuerza a la opción de valor que obtienes al hacer ejercicios; luego de esos 40 minutos de flujo, verás que al retomar la situación que dejaste, si no encuentras la solución, seguro tendrás una mirada diferente, más libre, oxigenada y te sentirás con mayor energía y ganas para manejarla.

¿Cuál es tu experiencia en relación a este tema, te ha pasado algo similar?, por favor déjanos tu comentario, siempre lo respondemos.

Gracias por leernos, te saluda Leopoldo Romero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *