Ejercitando mi Poder Personal

Ejercitando mi poder personal 3Hay dos ideas centrales que permiten ver al “Poder” con mayor posibilidad de transformación y crecimiento, la primera es que el poder no es una sustancia a la que puedo comprar, tocar, tener, entregar o compartir y la otra es que el poder es un Juicio y como tal no es una característica inherente de aquello a lo que juzgo poderoso o no, sino un rasgo que le entrego yo a lo juzgado en función a mi relación con él.

Entonces, en qué medida es algo poderoso, se corresponde a cuanta capacidad de acción juzgo que tiene ese algo en comparación con otro, con un estándar o conmigo mismo. Esto hace que mi poder personal está en función a la capacidad de acción que veo en mí y en la capacidad de acción que veo en el otro en relación a mí.

Por ahora pondremos el foco en la mirada interna, lo anterior nos lleva a concluir, que todo lo que haga que juzgue eleva mi capacidad de acción me hará más poderoso y lo contrario también vale, conocer esto ya nos coloca en una posición de mayor poder, porque estoy consciente que está en mi esa evaluación por lo tanto puedo intervenirla, evidentemente no se trata de engañarme a mí mismo, sino de darle brillo, fuerza y expansión a lo que me hace poderoso y reducir las acciones y desafiar los juicios que considero me restan capacidad de acción.

Esto último es un área fascinante de crecimiento, es increíble notar cuantos juicios infundados tenemos que nos limitan, que al evaluarlos pierden su poder en nosotros, así como aquellos que si están bien fundados, que al desafiarlos nos permiten encontrar áreas de aprendizajes y al atenderlas incrementamos nuestro poder.

Quieres conocer más de esta práctica para ejercitar y elevar tu poder personal, síguenos en las redes y regístrate en www.exitoenmovimiento.com estaremos anunciando eventos relacionados con este tema, así que espero verte pronto, déjanos tu comentario con gusto lo responderemos.

2 comentarios en “Ejercitando mi Poder Personal

    • Hola Rafael, gracias por tu comentario, no lo creo, aunque es difícil saberlo con certeza, ya que esta mirada se dirige hacia el futuro parado en la aceptación de lo que hemos construido hasta ahora, de esa forma le restamos fuerza al pasado y a la la mirada de “lo hubiese podido ser”, se elimina la energía del resentimiento y se dirige hacia las posibilidades de cara al futuro en un actuar distinto desde el presente para construir esa Venezuela que queremos, de nuevo gracias por comentar, haces que se profundice en el tema

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *